San Valentín, Patrono y Protector de la ciudad de Trujillo

San Valentín, Patrono y Protector de la ciudad de Trujillo

¿Quién es San Valentín? San Valentín fue un sacerdote que en el siglo III ejercía su ministerio en Roma. Gobernaba entonces el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que así tenían menos ataduras.

El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador. Por eso, celebraba en secreto matrimonios para jóvenes enamorados (de ahí se ha popularizado que San Valentín sea el patrón de los enamorados). El emperador Claudio se enteró y, como San Valentín gozaba de un gran prestigio en Roma, lo llamó a Palacio.

El emperador Claudio dio orden de que encarcelaran a Valentín. Entonces, el oficial Asterius, encargado de encarcelarlo, quiso ridiculizar y poner a prueba a Valentín. Le retó a que devolviese la vista a una hija suya, llamada Julia, que nació ciega. Valentín aceptó y, en nombre del Señor, le devolvió la vista. Este hecho convulsionó a Asterius y su familia, quienes se convirtieron al cristianismo. De todas formas, Valentín siguió preso y el débil emperador Claudio finalmente ordenó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de febrero del año 270. La joven Julia, agradecida al santo, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.

La fecha de celebración del 14 de febrero fue establecida por el Papa Gelasio para honrar a San Valentín entre el año 496 y el 498 después de Cristo. Los restos mortales de San Valentín se conservan actualmente en la Basílica de su mismo nombre, que está situada en la ciudad italiana de Terni. Cada 14 de febrero se celebra en dicho templo un acto de compromiso por parte de diferentes parejas que quieren contraer matrimonio al año siguiente.

La costumbre de intercambiar regalos y cartas de amor el 14 de febrero nació en Gran Bretaña y en Francia durante la Edad Media, entre la caída del Imperio Romano y mediados del siglo XV.

San Valentín, patrono y protector de Trujillo

San Valentín tiene un significado muy grande para los que vivimos en esta linda ciudad de Trujillo: lo veneramos e invocamos como Patrono y Protector.

Cumplía nuestra ciudad 84 años de fundación cuando todo era flamante, en especial sus maravillosas edificaciones, iglesias, conventos, lujosas casonas solariegas. Estaba al frente del Obispado de la Diócesis el Ilmo. Don Francisco Díaz de Cabrera, cuando se produjo con violenta embestida en Trujillo y sus comarcas aledañas el primer terremoto de su historia. Era el 14 de febrero de 1619, día de San Valentín a las 12.30 del mediodía.

De la “Monografía de la Diócesis de Trujillo” extraemos el siguiente párrafo: “Háblese del terremoto del 14 de Febrero de 1619, llamado San Valentín, que redujo a escombros la ciudad, sin dejar en pie edificio alguno que por la persistencia con que se sucedían los nuevos temblores, se pensó en trasladar la ciudad a otro lugar emigrando muchos en las pampas de Santa Catalina, estableciéndose provisionalmente la Sede Episcopal en Lambayeque, por auto del 19 de Marzo del mismo año”. El terremoto fue tan destructivo que, en menos de un minuto, derribó todos sus hermosos edificios, dejando solamente algunas paredes y muros de iglesias. Como consecuencia perecieron 350 personas sin que se les pudiese brindar auxilio; sobrevinieron graves enfermedades y aperturas de tierras, tanto en el llano como en las serranías. Los vecinos se resignaron a vivir las inclemencias de los campos. Desde entonces la ciudad se puso bajo la advocación del Patrono San Valentín en su condición de protector y abogado.

El 4 de mayo de 1621, en sesión plenaria del Cabildo, se acordó la reconstrucción de la ciudad y su reedificación en el mismo lugar, conforme se acordó en nuevo Cabildo del 5 de setiembre de 1626. Por algunos años, anualmente el Cabildo ofrecía misa y sermón en el cual se hacía recuerdo de tan sensible catástrofe. Salía el Santo Patrono en procesión y recorría el perímetro de la Plaza Mayor, elevando rogativas y plegarias para que la ciudad no sufriera de tan letal calamidad.

Sin embargo, por proposición de los alumnos del glorioso Colegio San Carlos y San Marcelo, el 14 de febrero de 1984 a las 7:30 p.m., se revivió la tradición y la festividad en homenaje al Patrón San Valentín, como expresión de la más genuina esencia de trujillanidad. El Arzobispado de Trujillo, siempre preocupado por cultivar los valores religiosos propios de nuestra ciudad de la ¨Eterna Primavera¨, se ha propuesto recuperar la Festividad de San Valentín, reconocido Santo Patrono y protector de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • INSCRÍBETE

    RSS
    Facebook
    Twitter
    YouTube
    YouTube